CLAVES PARA LA CONCENTRACION

By on des. 12, 2007 in Notícies | 0 comments

SEGON ARTICLE DE LA MARIA ZUBIA[@more@]

 

CLAVES PARA LA CONCENTRACIÓN(Por María Zubia del Barrio, psicóloga)  Cada vez que charlo con deportistas de cualquier modalidad, tanto si son triatletas, maratonianos, lanzadores de jabalina o saltadores de trampolín y me dicen que desean potenciar el control de su mente, me viene a la cabeza la imagen de la persona antes de escuchar el disparo de salida con la mirada perdida en el vacío visualizando, relajando sus músculos e intentando concentrarse para mantener la calma. Es de suma importancia no dejarse llevar por las emociones que te suscita la prueba, pero la teoría siempre es mucho más fácil que la práctica. Ser capaz de estar al 100% concentrado cuando se lleva mucho tiempo de carrera no es una tarea fácil de llevar a cabo. Es más, resulta absolutamente imposible estar varias horas absorto en una acción concreta sin perder cierta dosis de concentración. Además, es posible que hayas cometido fallos en carrera y que éstos hagan que tu foco se centre más en los aspectos negativos que en los positivos, de tal forma que tu actuación se verá aún más perjudicada. Somos humanos, con emociones y sensaciones, no robots ¿Cómo puedes olvidarte de algo que te ha molestado o te ha dado rabia y seguir adelante como si nada hubiese pasado?              Muchas veces ocurre que para conseguir el objetivo que nos hemos planteado debemos mantenernos concentrados. Probablemente estarás pensando que cuando has nadado 1500 metros en una triatlón y te faltan aún los 40 km de bici y los 10 km corriendo a pie, es totalmente imposible estar todo el tiempo concentrado sin descanso alguno. Es verdad. Además tampoco es bueno, ya que la mente se fatigaría de manera innecesaria y no conviene gastar más energías de las que necesitamos. Sin embargo, debemos tener clara la diferencia entre la concentración y la atención.            Pongamos un ejemplo. Cuando te preparas para una carrera, e incluso en los primeros instantes de la misma, tu estado físico y mental está relajado. Aquí no estás concentrado al cien por cien, simplemente estás atento a todo lo que pasa a tu alrededor, la  temperatura ambiente, los adversarios, la tensión de tus músculos…Sin embargo, cuando llegan los momentos clave de las modalidades, o cuando llegan las transiciones entre prueba y prueba, comienzas a segregar adrenalina y tu atención aumenta significativamente. En estos momentos te concentras al máximo en lo que estás haciendo, en tu posición, en tu respiración, en tus sensaciones corporales, en tus pensamientos, que sean de poder, seguridad y confianza… en esos instantes, desaparece todo lo demás. Ya no existen los demás corredores, ni tu pareja, ni el calor, ni la fatiga, ni el regalo que le ibas a hacer a tu madre el día de su cumpleaños. Todo eso ha desaparecido porque estás concentrado única y exclusivamente en ti. Esto es concentración.Pero ¿qué ocurre cuando no puedes recuperar esa concentración por la razón que sea? Es posible que el día anterior tuvieras unas sensaciones fatídicas y estés inseguro, o que en plena carrera hayas sufrido algún contratiempo, como una pájara, o un tirón en el gemelo. Puede que por los nervios de la situación te entren dudas e inseguridades respecto a tus aptitudes como deportista. Lo más importante es impedir que estas distracciones influyan negativamente en tu estado de ánimo o en tu rendimiento. No es que de repente pierdas tus habilidades para correr, nadar o escalar puertos, lo único que pierdes es el centro de atención. Probablemente no siempre compitas como te gustaría, pero eso no significa que tengas que reaccionar con rabia o perder el control emocional. Puedes desear un resultado positivo más que nada en este mundo, pero debes evitar obsesionarte o preocuparte en exceso por los resultados.              Como el psicólogo americano Terry Orlick muestra en uno de sus libros, te resumo brevemente algunas estrategias que te pueden resultar útiles si pierdes tu concentración.    ESTRATEGIAS DE CONCENTRACIÓN(Terry Orlick) 

  • Comprométete a mantenerte positivo pase lo que pase. Intenta centrarte en aquello que te ayude a mantenerte positivo, ya que te protegerá de las distracciones.
  • Vuelve a lo fundamental; sigue tu propio plan actuación.
  • Concéntrate exclusivamente en tu objetivo o en el paso que tienes que hacer inmediatamente.
  • En un campeonato es posible que ocurran cosas que te parezcan injustas o inesperadas, con las que no esperabas encontrarte. Todo ello se escapa de tu control, no puedes hacer nada para evitarlo, y cuanto más pienses en ello, más te distraerá y más te perjudicará. Lo que sí puedes hacer es decidir cómo reaccionas tú ante esos sucesos. ¿Reaccionarás con ira y rabia o intentarás que pase delante tuyo como si de una brisa se tratara?
  • Olvídate de lo que has hecho antes o lo que pasará si haces una u otra cosa. Piensa únicamente en tu siguiente paso. Nada más.
  • Convéncete de que has entrenado y estás preparado (“he hecho este recorrido miles de veces antes, soy perfectamente capaz de hacerlo bien”)
  • Recuerda tus mejores actuaciones en el pasado, y qué sentías y en qué te concentraste durante las mismas.
  • Recuerda que tus metas son realistas; todo lo que deseas es actuar todo lo bien que eres capaz.
  • Céntrate en hacer lo correcto en vez de preocuparte de los errores. Por ejemplo: En lugar de pensar que “no te puedes quedar atrás”, piensa en que “te vas a mantener en el primer grupo”. Es decir, piensa en lo que quieres que ocurra, no en lo que quieres evitar.
  • Imagina la perfecta ejecución de tus pruebas, visualízate de la manera más vívida posible, después pon tu piloto automático. Tienes esa imagen muy interiorizada porque la has realizado en tu mente una y otra vez, así que olvídate de la técnica y lánzate sin más.
  • Vive el momento. Olvida el pasado, al que tienes al lado, a tu pareja que ha ido a verte y tienes que quedar bien, olvida lo buenos que son los demás y céntrate en hacer tu trabajo.
  • Fija tu atención en los pequeños pasos. ¿Has elaborado ya una rutina consistente? Si es así, cíñete a ella pase lo que pase y verás cómo hace que te mantengas en el presente.
  • Recuerda que se trata sólo de una diversión. ¿Te va la vida en ello realmente?
  • Haz un buen análisis después de la carrera, haya sido buena o mala. Siempre se debe hacer una doble lectura tanto de las actuaciones buenas como de las no tan buenas.
  • Disfruta de cada día que vas a entrenar y de las competiciones,  si es que compites.

             Recuerda que tu deporte es un reto y tus pensamientos y aptitudes mentales son tus aliadas,  ellas te hacen crecer, autorrealizarte, hacen que te sientas vivo… Si eres capaz de controlar tus respuestas emocionales, tu capacidad de concentración, en el aquí y ahora, verás que no hay mayor placer que el de disfrutar con lo que realmente te gusta…

 

Deixa un comentari